NOTICIAS

Cómo financiar una Carrera Universitaria

En estos tiempos la educación universitaria es esencial para poder encontrar un buen trabajo, pero si se trata de optar por una institución privada, ésta parece inalcanzable.
De acuerdo con estimaciones de entidades como HSBC y el Instituto Mexicano para la Competitividad, el costo de una de una licenciatura fluctúa entre 400,000 y un millón de pesos dependiendo de la carrera y universidad en donde se cursa.
Actualmente instituciones como la Universidad Iberoamericana o el ITESM cuentan con una anualidad entre 150,000 y 200,000 pesos, traduciéndose en que un semestre sale entre 80,000 y 90,000 pesos.

La preocupación de estos altos costos y la falta de recursos para solventarlos ha sido una de las principales razones por la que los estudiantes abandonan la carrera.

De acuerdo con Rodrigo Guerra Botello, secretario general de la Federación de Instituciones Mexicanas Particulares de Educación Superior (FIMPES) éstos últimos tres años las colegiaturas han crecido en promedio un 13 por ciento; sin embargo, 20% de las universidades han bajado sus precios porque si llegan a percibir que los precios se elevan más de lo que el padre puede pagar, los alumnos se marchan.

¿Cómo financiar la educación superior de una universidad privada con antelación?

Existe una solución fuera de las becas y otros incentivos que el alumno puede recibir conocidos como seguros educativos.
Se trata de productos financieros que ofrecen las aseguradoras con los cuales el padre de familia puede tener la seguridad de que cuando su hijo alcance la mayoría de edad, contará con los recursos necesarios para estudiar.
En el caso de Seguros Monterrey en su plan Segubeca, el padre o tutor puede ahorrar durante un plazo de tiempo determinado para que al llegar a la universidad, el padre tenga los recursos suficientes para solventar este fuerte gasto.
En caso de que el padre llegara a fallecer o quedar incapacitado en el transcurso del tiempo de ahorro se hará la indemnización de la suma asegurada contratada, al ocurrir alguno de estos hechos el plan quedará exento de pago y al llegar el joven a los 18 años recibirá nuevamente la suma asegurada contratada para su educación.

Por otra parte, existen los créditos universitarios, que como en el caso de otros préstamos, funcionan a un plazo fijo y con una tasa de interés que ronda en 10 % en promedio. Por ello el especialista de FIMPES, Guerra Botello, considera que el uso de estos financiamientos no es tan atractiva.

¿En qué fijarse a la hora de buscar un Seguro Educativo?
– Respaldo de la compañía aseguradora
– La suma asegurada
– El plazo de ahorro
– Agente de Seguros
– Las condiciones especiales
– El costo del seguro

Fuentes: http://eleconomista.com.mx/finanzas-personales/2017/05/29/abc-financiar-carrera-universitaria

Compartir